Todos somos parecidos, pero en esencia únicos. Lo mismo pasa con nuestras estructuras y órganos. Esto, no es diferente a la hora de realizar una intervención quirúrgica en la que se implantan tornillos y barras para estabilizar la columna o restaurar unas curvas, que se han desviado provocando una patología al paciente.

La patología de columna es cada vez más común, y los especialistas buscan soluciones «a medida» del paciente, por medio de herramientas de corrección muy sofisticadas.